El Napoleón de Kubrick

kubrickbarryspielberg

El afamado director de cine Steven Spielberg comunicó el  pasado fin de semana a la televisión francesa su intención de realizar una miniserie sobre Napoleón. Al parecer,  Spielberg está  realizando el proyecto en colaboración   con la familia del fallecido  Stanley  Kubrick. La intención es  llevar a cabo el sueño nunca realizado de Kubrick  de realizar una superproducción sobre Napoleón Bonaparte, un personaje por el que Kubrick  llego a tener auténtica obsesión.

 

Ingres,_Napoleon_on_his_Imperial_throne

En el estreno de 2001 una odisea del espacio. Kubrick anunció la realización de la que iba a ser una película épica arrebatadora.  Para la creación  del guión,  el director había dedicado dos años de investigación intensiva con ayuda de decenas de especialistas de Oxford y otras universidades.

La idea de realizar una película sobre Napoleón surgió en 1968. Kubrick, se sentía fascinado e identificado por el personaje.  El cineasta  comenzó a documentarse, llegando a realizar un profundo estudio de la personalidad y la vida de Napoleón. Para Kubrick, Napoleón era el ser humano más interesante de toda la historia de la humanidad. Consideraba la  vida de Napoleón como un  poema épico de acción. Su relación con Josefina era una pasión tan fascinante  como la misma  vida del personaje.

Kubrick, durante años,  se obsesionó con el personaje de tal manera, que tal como contaba  Malcom Mc Dowell, cenaba tomando el postre y la carne al mismo tiempo, copiando las costumbres de  Napoleón. page_ce_kubrick_napoleon_05_0911061344_id_140109[1]

 

El director durante meses mantuvo a un asistente  recorriendo todos los lugares donde había estado Napoleón y tomando muestras de tierra de esos lugares. Se entrevistó con expertos y recopiló  documentos y libros sobre el tema hasta llegar a reunir cientos de volúmenes.  Hizo miles de fotografías a objetos y pinturas. Llegó a amasar un tesoro de  datos, papeles y otros  materiales   Entre el material coleccionado se encuentran más de 15.000 locaciones fotografiadas y  17.000 diapositivas de temas napoleónicos.  Para la preparación de la producción,  el director no  dejo piedra sin remover en busca de todas las piezas que formaran el puzle sobre la vida de Napoleón.

ce_kubrick_napoleon_11-1024x843[1]

Kubrick  deseaba  rodar en Francia  por sus magníficos exteriores. También había realizado entrevistas con mandatarios rumanos  y lituanos  para rodar allí las grandes batallas.  En esa época no existía la posibilidad de CGI para efectos especiales , así que pensaba contar con 40.000 hombres de infantería y 10.000 de caballería. A  los expertos técnicos de la NASA, Kubrick les  solicitó que le proporcionaran unas lentes capaces de filmar con luz natural.  Quería recrear la   luz real de la época.  Las escenas de las batallas debían ser un gran retablo donde las formaciones se movían de una manera casi coreográfica.  Solamente de esta manera  se capturaría la realidad en la película.

picture-104

El director y productor había contado con todos los detalles. David Hemmings (Blow out) sería su Napoleón, siendo Audrey Hepburn, Josefina.   Él  mismo pensaba diseñar el vestuario,  todo en la confianza de que su Napoleón podía convertirse en  “la mejor película jamás realizada . ”

La obstinación de Kubrick por el proyecto, le llevo a recorrer  varios estudios cinematográficos, ninguno de ellos lo vio  con buenos ojos. Se trataba de un proyecto de mucho riesgo, teniendo en cuenta que  las epopeyas épicas eran un género pasado de  moda.

Tras el fracaso de Waterloo de Sergei Bondarchuk en 1970 Kubrick abandonó el proyecto de Napoleón: Parte de la investigación de Napoleón se aprovecho para  Barry Lyndon. Es fácil imaginar que  los dos proyectos ( Napoleón y Barry Lyndon ) se extrajeron de la misma tela , este último nacido de las cenizas de la obra abandonada.

Después de la muerte de Kubrick, la familia intentó  que Ridley Scott o Angie Lee  llevaran a cabo el proyecto no realizado del director.

Finalmente ha sido Spielberg el que ha tomado el relevo.  Lo hará realizando una miniserie  para HBO. Es Baz Luhman el nombre que más se baraja para dirigir la miniserie. Luhman, australiano acostumbrado a trabajar con grandes presupuestos cuenta con el respaldo del director y un abultado presupuesto.

Estaremos atentos a este proyecto que promete.  Entre tanto. Para los fans de Kubrick o aficionados a temas  Napoleónicos, un libro muy recomendable  Kubrick, Napoleón: The greatest movie never made.  De  Alyson Castle  Publicado por Taschen en su versión facsímil de 2011.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s